William Wilberforce, la fe y el coraje de un buen político

un artículo de José María González García para Vida en Familia

 

Ha sido estupendo contar la historia de William Wilberforce en el campamento y ver todo su esfuerzo, su empeño, su tesón hasta conseguir que el Parlamento británico aboliera la esclavitud, mejorando así la vida de millones de individuos en todo el mundo y salvando la vida de quién sabe cuántos.

Ha sido estimulante ver todo lo que un político que no sea corrupto puede conseguir y saber que hombres como él existieron.
Quizás, todavía, incluso en nuestro país quede alguno. Eso sí, si lo encuentras, te agradeceré me lo comuniques.

Las familias españolas estamos hartas de tanto ladrón trajeado, de tanta inmoralidad, poca vergüenza, cinismo, de tanto embustero, de tanto favoritismo con la camarilla, de tanta injusticia, de tanto abuso de poder, de tanto aprovechado, de gobernantes que empobrecen aún más al pobre y enriquecen al rico, qué estafan a los pequeños y heroicos ahorradores y premian a los estafadores (¡y a eso le llaman “rescate”!). Qué les quitan las casas a los que no pagan la hipoteca y han permitido que unos señores con unas nóminas altísimas, como si no tuvieran bastante, gasten dinero público sin fin. Sin duda, el avaro no tiene límite y nunca se cansa de querer más, más y más.

Estamos hartos de los que deterioran la enseñanza y el sistema de salud pública y congelan los sueldos y pensiones de los demás, pero no se arremangan para acabar con los paraísos fiscales donde la mayoría de ellos tiene dinero (y no poco) oculto; no olvidemos que lo que sale a la luz es una cantidad mínima, teniendo en cuenta que en los tres ámbitos –Gobierno Central, Autonómico y Municipal- existen individuos oportunistas robando ávidamente y sin pudor.

España era una gran nación y me siento orgulloso de ser español, pero me avergüenzo del comportamiento de nuestros dirigentes, que la están destruyendo por todos lados.

A uno de mis héroes, José María Torrijos -allá por el año 1831- le costó la vida soñar con una España de libertades. Él soñaba con una monarquía parlamentaria que mejorara la calidad de vida de todos los españoles, oponiéndose al poder absoluto del rey tirano Fernando VII; en mi Málaga, la ciudad que me vio nacer, fue fusilado junto a 48 personas más. Un monolito edificado once años después en la plaza de la Merced, reconoce el error de aquel vergonzoso hecho: Nos habíamos cargado a 49 españoles que amaban su patria como el que más y que deseaban y trabajaban por el bien general. Eran lo mejor de lo mejor.

Pasó el tiempo y lo hemos conseguido. Ahora tenemos aquello que Torrijos deseó y nunca vio. Pero me pregunto ¿Es esta la democracia por la que Torrijos murió? Seguro que no. El sistema de libertades lo hemos pervertido convirtiéndolo en un sistema de libertinaje, proliferando “fernanditosseptimos” por doquier.

Vida en Familia trabaja por el bienestar de la familia y no podemos dejar de denunciar aquello que en presente más daño nos está haciendo.

¡Estamos hartos!

 

Más sobre Willberforce        Película sobre Wilberforce

 

Volver

Campamentos     Evangelización     Seminarios     Granja-escuela     Música

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Vida en Familia España

Página creada por Vida en Familia

Llamar

E-mail