El Diluvio Universal

Por décadas, los libros de ciencia en las escuelas han enseñado que  la tierra tiene millones de años de antigüedad, que empezó con el estallido del Big Bang en el universo hace 14,3 mil millones años atrás.

Les enseñan a los niños que las bacterias aparecieron alrededor de mil millones de años más o menos y que una explosión de unos 500 millones de años puso en marcha algunos de los primeras formas de vida.

Pero la evidencia científica apoya eso?  ¿Qué pasa si observaciones científícas confirman que el relato literal de la Biblia de miles años es verdadero?
Esa es la posición de Walt Brown, director del Centro para la Creación Científica en Phoenix.
Sus credenciales científicas propias son impresionantes. Tiene un doctorado del Instituto Tecnológico de Massachusetts en ingeniería mecánica, graduado de West Point y de la Fundación Nacional de Ciencias, desempeñó como profesor titular adjunto de la Fuerza Aérea de EE.UU. y fue jefe de Estudios de Ciencia y Tecnología de la Fuerza Aérea.

Hoy en día él describe lo que hace como una “ciencia cristiana”, así que Brown, está muy familiarizado con todos los argumentos en contra de los relatos bíblicos y se dedica a investigar y escribir sobre los aspectos científicos de las historia del Génesis.

Durante décadas, los hallazgos de Brown fueron ignorados por la comunidad científica y ninguna revista científica de renombre publicó sus textos. Sin embargo, ha llegado a la octava edición de su libro “En el principio: Pruebas convincentes de la Creación y el Diluvio,” (In the Beginning: Compelling Evidence for Creation and the Flood), donde se presentan los datos, compatibles con la teoría de la “hydroplate” que trata de probar que la tierra tiene características geológicas que sólo tienen 5.000 años de antigüedad y que los fósiles lo demuestran.También afirma que el diluvio universal narrado en Génesis 7, fue el mecanismo que originó los fenómenos geológicos, astronómicos y los agentes biológicos que conocemos hoy en día.

La principal motivación que impulsó al profesor Brown de hacer estos estudios es su “misión” de proporcionarles respuestas científicas a los estudiantes cristianos que a menudo son impugnadas por las teorías darwinistas en el aula.

Para él, la fe puede estar acompañada de datos científicos observables y calculables. De acuerdo con su libro, la tierra era un lugar muy diferente antes del diluvio de Noé, los océanos eran mucho más superficiales y las montañas mucho más pequeñas. También muestra que no es casualidad que haya cerca de 230 informes en las diferentes culturas del mundo que hablan de una gran inundación.

Casi todos ellos tienen muchos elementos comunes, entre ellos un sobreviviente y su familia y un barco. Brown afirma que “la profundidad del agua de 3.000 metros podría estar en todas partes”.

La combinación de los datos geológicos bíblicos, pretende mostrar cómo la Biblia habla acerca de los flujos de aguas subterráneas. “Alrededor de la mitad del agua que ahora tenemos en las cámaras de los océanos se encuentra a unos 10 kilómetros bajo la superficie de la Tierra”, explica Brown.

El científico sostiene en su libro que la explicación evolutiva de que los cometas, asteroides o la actividad volcánica causaron la extinción de los dinosaurios es deficiente. Él dice que sólo una inundación en todo el mundo podría haber hecho esto.

Brown, también explicó que la densidad de masa de los fósiles podría ser que los restos de dinosaurios fueron sumergidos miles de años atrás, en una inundación y que el tejido óseo y el ADN encontrado en restos de los dinosaurios no podrían haberlo soportado durante millones de años.

Fuerzas catastróficas empujaron bloques de tierra y piedra, formando montañas con cientos o incluso miles de metros de altura. “La corteza era antes una inundación de las aguas superficiales y subterráneas de los mares. Sin embargo, no todas las aguas subterráneas subieron a la superficie durante la inundación, dice el científico.

Según el profesor Brown, este cataclismo tuvo profundos efectos geológicos.”El agua corría tan alto que se fue por encima de la atmósfera, que se congeló y cayó en diversas partes del mundo, generando una enorme masa de frío extremo … Esta lluvia enterró, ahogó y congeló a la mayoría de los animales.

“El planeta todavía está lleno de muchas características topológicas que se formaron durante la inundación. La superficie inferior de los océanos son una evidencia de estos fenómenos.”Surcos profundos, con miles de kilómetros de longitud y varios kilómetros de profundidad, están en el fondo del Océano Pacífico occidental, en una zona frente al Océano Atlántico”, explica Brown.

 

noticiacristiana.com  /  acontecercristiano.net

Réplica exacta del Arca de Noé en Holanda

En Holanda, Johan Huibers (creacionista y millonario) ha construido una réplica a tamaño real del Arca de Noe, según la escala dada en la Biblia: 137 metros de largo, 23 metros de ancho y 14 metros de altura. El barco pesa unas 3.000 toneladas y está construido de pino sueco y acero, aunque el Arca original era de ciprés. La nave está llena de animales de plástico y algunas aves para darle más realismo. Las dimensiones superan en gran medida las viviendas costeras por lo que realza la embarcación. El Arca descrita en la Biblia fue, probablemente, el navío más grande de su tipo hasta finales del siglo 19 cuando se construyeron los primeros barcos metálicos. La réplica instalada en Holanda es visitada diariamente por unos 3.000 turistas

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Vida en Familia España

Página creada por Vida en Familia

Llamar

E-mail